¿Has sentido alguna vez que recibes menos de lo que das?

Porque a mí, el rollo ESE de “dar sin recibir nada a cambio” YA no me va, te lo digo….¿¿¿Altruismo??? No no no, eso no va conmigo y punto.

En este momento pensarás:

kikako

“¿qué coño hago yo leyendo a ésta tía taaaaannnn chunga?”

 

Y cuento con que hasta te entre el impulso de parar tu lectura aquí por #badinfluencer ……. Aunque por otro lado, albergo la esperanza de que tú también seas de las que hablas a corazón abierto porque:

 

“estar ahí para ayudar al prójimo da muchas satisfacciones, si…. pero que se acuerden de ti cuando no estás en tu mejor momento (o en cualquier otro), “tampoco suena del todo mal”……. y hasta se agradece, oiga.”

No me digas que todo va genial y eres “super feliz de la vida” cuando esa persona  a quien llamaste a diario para interesarte por cómo había pasado el día o si estaba más animad@. Ese “SER” por el que incluso te jugaste la vida ofreciéndote como compañía en el infalible arte de “beber para olvidar” y del que te despedías recordándole que “estabas ahí” (en ese lugar y a esa hora indeterminada) para lo que necesitara…

¡Pasó olímpicamente de “tu CULO” cuando tú estuviste “como el CULO”…!

comoelculo

¿Será que cuando te vas haciendo mayor, (esto es … aproximadamente unos mil tortazos después) , vas dejando “LO DE ESPERAR” a un lado? 

No quiero decir con esto que mandes a todo el mundo a “tomar viento fresco” y te sientes a mirarte el ombligo, llorar  o  lamentarte….o, lo que es peor,  cabrearte ¡¡¡NOOOOOOO!!!. Pero sí que dejes de sentirte decepcionada por no recibir de los demás todo lo que esperas, porque: ESO NUNCA SUCEDERÁ.

soltar globo

En este juego de la vida TU ÚNICO “seguro” ERES TÚ.

Por todo esto, no estoy demasiado de acuerdo con esa afirmación “de dar sin esperar nada a cambio”. NO en todos los casos,  NO en todas las situaciones y NO siempre.

Así que, tras mi reflexión 6.987 de lo que va de año, te cuento:

LAS COSAS QUE APRENDÍ CUANDO DEJÉ DE ESPERAR….

1.- Tus alegrías NO dependen de los demás. Deja de esperar.

2.– Hay gente buena y hay buena gente, pero nadie es tan bueno PARA TI como tu misma, disfrútate. Deja de esperar.

3.- ¿Pareces “fuerte”? Te jodiste: siéntate y espera porque pocos te ofrecerán su ayuda. Deja de esperar.

4.- Tus “buenas ideas” no valen para todos:  si no las aprecian, deja de esperar. 

5.- ERES ÚNICA, nadie actuará como tú lo harías. Deja de esperar.

6.– Cuando, por fin, consigues entenderte a ti misma …. Deja de esperar.

7.- PORQUE………Cuando no esperas NADA…. TODO “HUELE” a regalo.

Abraza a quien quieras, preocúpate por quien lo merece, llama cuando “te salga”,  regala cuando te apetezca y hazlo SIEMPRE que esto te haga feliz.

Pero NUNCA esperes un abrazo, una pregunta, una llamada o un regalo…. porque muchas veces no llegará en “tu momento perfecto”.

Deja de esperar.

 

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!