Sí, la buena noticia es que superé mi adicción al tabaco.

La mala que ahora soy adicta a la NUTELLA, MILKA, SNICKERS y todo lo que contenga chocolate. Estoy dudando cual es el motivo de esta vil adicción….

Si es porque de pequeña me lo prohibieron porque supuestamente era alérgica o porque sufro de un atroz desamor y lo único que calma mis dolencias, son:

  • el chocolate
  • los libros de autoayuda
  • las películas de amor.

Las he visto a cientos. He encontrado el amor en Manhatan, en Canadá, en un ascensor, en una carretera desierta y hasta en Australia. Mis preferidas son las de Navidad; la chica siempre encuentra al chico guapo y forrado al lado de árbol y lo decoran juntos, pero yo no tuve árbol este año. Lo bueno de este tiempo de transición, es que he conocido lugares fantásticos. ¿Lo malo? Acompañada siempre de la Nutella, grande, la mediana y la pequeña. Ahhhh y la cuchara…

Mi primer encuentro con ella, fue cuando tenía 10 años. Por aquella época mi madre tuvo que viajar y me dejó una moneditas, por si surgía algún imprevisto.

                       ¡Y SURGIÓ!

Fui con mi abuela a unos grandes almacenes y allí la vi, era un paquete pequeño, de plástico blanco, monodosis y tenía una etiqueta con letras rojas y dos rebanadas de pan. Me encantó su diseño, fue amor a primera vista.

IMG_6064

Hasta que dejé de fumar, había sido lo que se dice una cuarentona afortunada, comía todo lo que me daba la gana y más. No hacía deporte y los veinte kilos que subí en cada uno de mis dos embarazos desaparecieron tan rápido como llegaron. Lucía una figura esbelta, sin apenas esfuerzo.
Todo era perfecto, hasta que decidí dejar a mi amigo Marlboro, compañero de risas, llantos, cafés, noches de insomnio etc. Ese fue el inicio de mi nueva adicción al chocolate que vino acompañada de doce kilos. OHHHHHHH

Me viene a la mente la canción ¡Cómo una ola!! Llegaste a mi vida, cómo una ola!!! Y así vino, pero no se fue. El hipotiroidismo que me habían diagnosticado hace 7 años, se hizo mella de mi cuerpo y lo dotó de una inseparable siamesa y no se trata de mi falta de vista ¡¡¡¡NO!!!!

    ¡Se trata del aumento de mi talla!

Pero hoy no vengo a culpar al hipotiroidismo, porque hace ya mucho tiempo que me acompaña. El culpable es la Nutella, el cómodo sofá que compré en Ikea y que decora el cálido salón de mi nueva casa. Una casa en un barrio residencial a la que accedo por mi garaje en mi fantástico coche, que casi, casi, llega hasta la puerta por lo que no tengo que hacer mucho esfuerzo en gastar calorías.

Y así es donde hallamos a la culpable en la cocina: y le grito: Qué la detengan, es una mentirosa, malvada y peligrosa!!!!!!

IMG_6060

Pero aún así vuelve a caer en mis brazos y juntas llegamos al sofá y vemos la peli de turno. Menos mal que tengo Movistar Plus y no para ver el fútbol es para poder grabar todas las pelis de amor de los próximos años y luego llorar en el sofá. Si realmente lo que soy es una adicta romántica

                !!!Dios, eso NO!!!

Y así, transcurren mis días, leyendo libros de autoayuda para superar mi desamor IMG_6061y cuando lo haya superado, buscaré en este amplio mundo de Internet, cómo superar la adicción a la Nutella y al chocolate. Seguro que hay un manual completo. Y mientras tanto, he empezado a abandonar mi sofá por las clases de zumba y de yoga. Mientras bailo no como chocolate y canto con todas mis fuerzas la canción de Mónica Naranjo:

Sobreviviréeeee, Buscaré un lugarrrrrr….