El recogimiento o “hibernación postparty” es lo Máximo del Mundo Mundial.

Si estás de acuerdo con esta tajante afirmación te autorizo a dejar de leer el post en este punto y aparte.

Porque sí queridas amigas, se acabaron “?ESAS FIESTAS?“, las mismas que llevábamos esperando todo el año….. con sus reuniones familiares y sus amigos “de todo tipo” (#amigosquesonfamilia, los de la infancia, del trabajo, el que “pasaba por allí” y hasta los “invisibles“), brindis, bailes, comilonas, regalos, uvas y nuevos propósitos,….. y muuuuuchaaaaa purpurina, en conclusión, Olivia y yo en “nuestra salsa”……. nada que tu no sepas.

Y como “De esos polvos estos lodos” aquí nos encontramos hoy en pleno Blue Monday (ver más), que es una de  las  “chorradas científicas” más tontas que he oído en los últimos años que afirma que tal día como hoy es el día más triste del año…..también hoy se celebra “el día de la croqueta”…… en fin…

Las fiestas en general son una sucesión de contradicciones  y cuando de Yin-Yan va la cosa ….  este cuerpo que habito y yo misma “le damos a todo“: tacones-zapatillas, cubatas-caldos, hambre-empacho, amor-odio, brindis-resaca, noches buenas-horribles mañanas…… Como a mí eso de vivir en una constante contradicción “ME PONE“, hace ya algún tiempo que entregué mi vida al DISFRUTISMO (¿no sabes qué es? pincha aquí).  Vivo intensamente dentro de  “la tribu” pero también disfruto a tope de los periodos de “hibernación postparty“.

Porque ……. es guardar el Árbol y el Belén, colgar en la puerta el cartel de “HIBERNACIÓN POSTPARTY“, cerrar con llave “mi casa”, agarrar “mi teléfono” y tirarme en plancha en “mi sofá” para tragarme sin parpadear otra temporada más de Las Kardashian (oro puro para dejar el cerebro en Stand by) ….
MI SOFÁ y yo nos amamos, tenemos una relación  formal y abierta, nos conocemos desde hace tiempo y nunca nos fallamos.
Mi sofá y yo nos caemos bien, nos abrazamos sin prisa, no discutimos, guardamos algunos secretos y nos entendemos a la perfección.
No sé si el origen de ese amor por “MI CASA Y MI TELÉFONO. Postdata: sofá” tenga un poco de tufo a niña de los 80’s. Tal vez porque, como ET, soy un bicho raro. O quizá es simplemente porque mi casa, mi teléfono y mi sofá son “La Bomba”, lo que corrobora que definitivamente soy una chica que se conforma con pocas cosas…….. (ejem…..casi siempre).
Resultado de imagen de mi casa telefono

mi casa, teléfono…….y mi sofá

Así que para éste 2017 he propuesto reservarme todos los días un ratito de recogimiento, como si de una hibernación postparty light se tratase. Lo invertiré en  NO HACER NADA……apasionante ¿Ehhhhhh?

Así que si tocas mi puerta y no te abro sólo hay dos opciones:

1.- no te quiero abrir

2.- estoy hibernando

Demos una calurosa bienvenida a la “bendita rutina” que, afortunadamente, ha venido para quedarse una temporada.

¿Y Tú qué tal te llevas con tu casa, tu teléfono y tu sofá?khiberna