Como ya no se estila lo de las cartas con sello y lacra, aprovecho mi blog para empezar diciéndote que…

TE ENTIENDO.

Si tía, te entiendo porque yo también soy mujer y comprendo y sufro las dificultades de las mujeres de hoy en día; las muchas batallas aún por ganar, demasiadas metas que lograr, además de dolor,  las frustraciones y los sueños rotos. Una putada, pero es así.

También te digo que puedo creerme que hubo un tiempo en que eras una persona normal y hasta interesante, quizás con un original sentido del humor. Tu risa sería franca. Seguro que caminabas por la vida con paso firme y seguro, se te distinguiría por el coqueto vaivén de caderas de los que son buena gente.

 

IMG_7043

 

Te puedo imaginar hablando con palabras suaves pero firmes, no habría titubeos, porque tras el sonido de tu voz, habría verdadera confianza en ti misma y seguridad en tus acciones.

Y seguro que tampoco afirmabas insistentemente que eras super feliz. No había necesidad de convencer a nadie y mucho menos a ti misma: esa es la fortaleza de la gente equilibrada, saben que la felicidad no es más que una quimera. Estoy segura que eras un placer para la vida, es más …

ERAS V I D A.

Pero yo no te conocí entonces…¿Tú puedes decirme que carajo te ocurrió?

 

IMG_7099

 

Porque está clarísimo que algo raro te pasó. Yo sé que este mundo puede ser muy cruel, a veces obliga a tomar decisiones que nos avergüenzan  a nosotros mismos, parecido a cuando nos sacude el viento y se nos pega el pelo al brillo de labios. Tropezamos y perdemos la guerra y el norte. A veces es sólo una mala decisión que se torna en un roto minúsculo, como una rueda de bicicleta, que de repente te das cuenta, está picada. Te has ido vaciando al pedalear y no te has dado cuenta.

El cambio fue imperceptible, porque nadie parece percatarse de que al hablar, tus palabras no dicen realmente nada, tu gesto es inseguro, tu risa es hueca… Nadie ve que lo que haces es buscar víctimas. 

Es por eso que presiento que no sabes de tu CONDICIÓN VAMPÍRICA.

LOS VAMPIROS EMOCIONALES NO TIENEN NI IDEA DE SERLO. Tu nueva condición te ha despertado una intensa sed y que no te sacia ni el mejor gin tonic y  te hace alimentarte de los seres que más brillen.

Ahora buscas incaut@s, que no hagan caso de los consejos de las peliculas de terror, que no lo piensen dos veces y te invitén a pasar sin ponerse los ajos. 

Ya ves… Tendré que ver más la tele porque yo no te vi venir y ¡me has dejado seca, hijaputa! Está clarísimo que es cruel el destino de los confiados.

 

 

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!