(Los acontecimientos narrados a continuación están enteramente  basados en hechos reales, aunque yo creo que es  Ciencia-Ficción)

INTRO:

Yo tengo un marido part time. Eso significa que no vive con nosotros todo el tiempo.

Eso me convierte en  madre y maruja full time, que es vivir  como si estuviese separada pero sin fines de semana libres. https://quevienencurvas.com/mujer-cansada-busca-un-exmarido/.

Esto conlleva que cuando mi media naranja está en casa, hay que hacerle un hueco, para que el hombre se sienta en su hogar, aunque no sepa nunca donde estan las cosas y se pase el día preguntándolo todo. Tenemos paciencia porque le queremos y por eso, aguantamos todo estoicamente, TODO,  menos los benditos días en familia.

image

Te cuento. Con la cosa de querer estar todos juntitos y pegados, a mi maridín se le ocurre a menudo que «comamos fuera y luego dar un paseo» para pasar tiempo juntos… Un sudor frío se apodera de mí…

               ¡Comienza la función!

image

ACTO I: INT. CASA

Como hay ambientillo de fin de semana y buen humor generalizado, cuando bajo las escaleras lista y perfumada, ya mi casa se ha convertido en ventorrilo de feria porque mi «güiri», para celebrar que salimos, lo hace desayunando sandwiches de huevo frito con «Brown sauce». Eso es cosa de ingleses y que antes me daba risa pero ya NO. Los niños con la ropita mona toda pringada,  la cocina…¡CORTEN¡ …pasemos a otra escena…

Yo, nivel de fingimiento:  Oscar  a la Mejor Actriz Secundaria en una peli extranjera

image

Acto II: INT/ EXT

Todos en el coche. Hacemos unos kilómetros en redondo, viendo algún paisaje que hemos visto mil veces (vivimos en una isla).. Y a mi «corazoncito de melón» la música en el coche le molesta, por lo que allá vamos, en silencio , tipo meditación budista, ¡¡durante 50 km!!, sólo roto por mis querubines que me llaman por mi seudónimo como unas 20 veces por milésima de segundo,  MAMÁÁÁÁMamimira,MAMIMIRA,mamiMIRa,maMi,mAmIMiRaMaMi, mamimamimaimaimamiiiiiiiiiiiiiiiii …

Y yo, mareada de tanta «felicidad y naturaleza», conteniendo un chillido; el patriarca, con su sonrisa «interior«, disfrutando MOGOLLÓN de su familia y del paseo. Sordo por completo a la metralleta de preguntas. Mi cerebro manda señales de alarma por ictus o algo. La sonrisa ya la llevo congelada.

Ahora mismo soy Meryl Streep en su séptima nominación.

ACTO III: INT. RESTAURANTE

Ya en nuestra mesa, los niños amenazados de muerte lenta y dolorosa si no se están sentaditos y sin pelearse, damos paso a «sí a la Fanta, no a la Fanta». Es un momento importantísimo de la trama que termina con «y una botella de vino blanco, bien frío».

image

Ya, dispuesta a todo…

Continúa el «paseo». Es donde se desarrollan las escenas dramáticas y de acción; paseamos calle arriba y abajo, 3 veces o así, buscando «el helado prometido». El patriarca, aún aprendiéndose su guión, disfrutando siempre «interiormente» como un figurante; los niños hartos,  peleándose y llamándome sin saber ya porqué, mamamMAMA, MAmi, maMI… y  en ese momento, paro en seco y me sale del alma mi monólogo que me dará el Oscar:

Hijos mios, ¿saben qué? Éste señor de aquí… ES SU PADREEEE!

(Pero esto, sólo ocurre en mi imaginación, como mi Oscar o el hecho de que @lavecinarubia  (https://mobile.twitter.com/lavecinarubia) nos contacte furtivamente, tipo espionaje, usando la palabra «Fabulosity«, porque es el día que el hombre se realiza como «padre y esposo», aunque yo  quiera golpearlo con un ladrillo de cartón piedra…)

Y tras  el jodio paseo,  sacar piedras de un zapato, poner una tirita, sonar mocos y poner orden entre mis hijos que ya dicen mamimamimamimamimami sin apenas respirar,  cuando estoy lista para lanzarme frente a un camión de la basura en mi escena de final sin «doble» a lo Tom Cruise, entonces,  mi «amado» pone las manos detrás de la cabeza, cierra los ojos y sonriendo dice…Are you happy?

              TO BE CONTINUED…

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!